Se trata de un animal de tamaño medio, perfil fronto-nasal subcóncavo, de proporciones medias o ligeramente alargadas y pigmentación oscura. En su conjunto aparecen como ejemplares armónicos, osamenta ligera, vivos y de movimientos fáciles y sueltos. Dispone de una piel siempre pigmentada. De coloración variable entre el negro intenso y el colorado, siendo la expresión más típica de este el color retinto. Pelo débil, no abundante y en todos los casos del mismo color que la piel.
Curiosidades: En ocasiones la variedad Torbiscal presenta zonas de las pezuñas despigmentadas (aspeado). La altura de las hembras de cría es de unos 77,33 cm y la de los machos de unos 79,77 cm. El peso de las hembras de cría es de unos 128 kg y el de los machos de unos 143 kg. Fuente: Ministerio de Agricultura.
Los productos del cerdo 100% ibérico Torbiscal, destacan por su calidad organoléptica y gastronómica. Son productos que presentan una grasa infiltrada que les confiere un aroma característico. Esta grasa es saludable cuando procede de cerdos ibéricos engordados en montanera que se corresponden con las categorías de bellota (en este caso, etiqueta negra).
× ¿Podemos ayudarte?