Porque me permite vivir aquí en mi pueblo, en un medio natural inigualable, la comarca de Los Pedroches. La vida en el campo es dura, sacrificada y necesitas mucho tiempo de dedicación. Los animales no entienden ni de fines de semana, ni de vacaciones, ni de festivos.

Todo compensa claramente por la felicidad con la que vivimos nosotros y nuestros hijos, con la salud con la que ellos crecen en el medio natural, y con lo que disfrutamos con lo que hacemos. Es una forma de vida.

Rafael Muñoz, 

Ganadero, Ganador del premio Joven Agricultor Sostenible 2018 

× ¿Podemos ayudarte?